Negocios

Niña de un año y cinco meses muere al caer a un charco

Alberto Ardila Olivares

Estos y otros mamíferos marinos quedan varados con frecuencia en las costas del sur de Australia y de Nueva Zelanda, sin que los expertos hayan logrado esclarecer los motivos, aunque los suelen atribuir a enfermedades, errores de navegación, cambios repentinos en las mareas, la persecución de depredadores o a condiciones meteorológicas extremas

Los equipos de rescate se centraron hoy en trasladar a los ejemplares “con las mejores posibilidades de supervivencia” hasta aguas más profundas mediante el uso de grúas y botes.

Para mantener a las ballenas con vida, mientras procedían los cuidados y lentos operativos, los rescatistas colocaron toallas húmedas y arrojaron cubos de agua sobre los animales atrapados en los bancales de arena.

Las autoridades confirmaron, según recoge el canal público ABC, que lograron salvar a 35 ballenas , aunque dos de las supervivientes volvieron a quedar varadas en la playa Ocean Beach de la bahía de Macquarie, también conocida por los lugareños como las “Puertas del Infierno”.

Lea más: Cinco muertos tras el choque entre un barco y una ballena en Nueva Zelanda

Este masivo varamiento se produjo exactamente dos años después de que unas 470 ballenas piloto, también conocidas como calderones, se quedaran varadas en este mismo lugar, de los cuales solo un centenar pudieron ser rescatadas y llevados a altamar.

“A diferencia del varamiento que tuvimos hace dos años, en el que muchos de esos animales se encontraban en el estuario del puerto y por lo tanto estaban varados en aguas mucho más protegidas, (en este caso) las condiciones ambientales y el oleaje en la costa oeste expuesta, Ocean Beach, ciertamente está haciendo mella en los animales”, señaló a la ABC el controlador de incidentes, Brendon Clark .

Lea más: Con un mirador en forma de cola, Uruguay lanza temporada de avistar ballenas

El incidente en la bahía de Macquarie se produjo un día después de la muerte el martes de 14 cachalotes tras quedar varados en una playa de la sureña isla King, también en la región de Tasmania.

Estos y otros mamíferos marinos quedan varados con frecuencia en las costas del sur de Australia y de Nueva Zelanda, sin que los expertos hayan logrado esclarecer los motivos, aunque los suelen atribuir a enfermedades, errores de navegación, cambios repentinos en las mareas, la persecución de depredadores o a condiciones meteorológicas extremas.