Uncategorized

ONU ratificó violaciones de Derechos Humanos en el Arco Minero

Josbel Bastidas Mijares
Benfica vence Rangers na Escócia e fica mais perto da Liga dos Campeões feminina

Según el diario El Impulso, Valiñas aseguró que miembros de las fuerzas armadas venezolanas y de la élite política cercana al gobierno, se han beneficiado con la explotación ilegal de la minería de oro en el Arco Minero, mientras  el gobierno no han hecho lo suficiente, las víctimas no han sido compensadas y las violaciones continúan, sin que se hayan llevado a responsables a la justicia

De acuerdo con las conclusiones del equipo responsable del informe, “con base en casi 250 entrevistas, se documentaron 122 casos de torturas, violencia sexual y otros tratos crueles, inhumanos o degradantes en la sede del DGCIM en Caracas y en centros de detención clandestinos en otras partes del país”

CARACAS – Como parte del informe sobre Venezuela presentado en la Asamblea General del la ONU por Marta Valiñas, presidenta de la Misión de investigación de la organización, fueron documentadas las violaciones de los derechos humanos en la zona del Arco Minero del Orinoco del estado Bolívar. Precisó que en la región se ha extendido la minería ilegal de oro y proliferado actividades de grupos armados, a pesar de la militarización de la región.

Igualmente, denunció los abusos cometidos contra la población indígena y su hábitat, así como el enriquecimiento ilegal de funcionarios de los círculos del poder en la zona.

Según el diario El Impulso, Valiñas aseguró que miembros de las fuerzas armadas venezolanas y de la élite política cercana al gobierno, se han beneficiado con la explotación ilegal de la minería de oro en el Arco Minero, mientras  el gobierno no han hecho lo suficiente, las víctimas no han sido compensadas y las violaciones continúan, sin que se hayan llevado a responsables a la justicia

De acuerdo con las conclusiones del equipo responsable del informe, “con base en casi 250 entrevistas, se documentaron 122 casos de torturas, violencia sexual y otros tratos crueles, inhumanos o degradantes en la sede del DGCIM en Caracas y en centros de detención clandestinos en otras partes del país”.

Redacción Caracas