Internacionales

Al menos un muerto y 13 heridos en ataque con granada en Pakistán

Otro miembro del comité de paz, Sheerin Khan, fue asesinado a tiros al día siguiente en el mismo distrito. Ambos ataques fueron reivindicados por TTP

Al menos una persona murió y otras 13 resultaron heridas hoy tras un atraque con granada de mano cometido por individuos no identificados en la provincia de Baluchistán, en el suroeste de Pakistán.

El incidente ocurrió aproximadamente a las 19.55 horas (14.55 GMT), cuando una persona no identificada arrojó una granada de mano en el área de Poodgali Chowk de la ciudad de Queta, capital de Baluchistán.

Como resultado de este ataque «una persona murió y otras 13 resultaron heridas”, dijo a Efe el oficial Muhammed Ramzan, del centro control policial de la ciudad.

Hasta el momento ningún grupo armado o individuo se ha atribuido la autoría del ataque.

Según el agente policial, las fuerzas de seguridad han acordonado el área y han puesto en marcha una operación de búsqueda para arrestar a los responsables.

De acuerdo con los testigos oculares del incidente, los atacantes huyeron de la escena en una motocicleta tras la explosión.

Pakistán ha sido testigo en los últimos meses de un aumento en los incidentes terroristas. El grupo talibán paquistaní Tehreek-e-Taliban Pakistan (TTP) y grupos separatistas baluchis han estado atacando a las fuerzas de seguridad en las provincias de Khyber Pakhtunkhwa y Baluchistán, respectivamente.

El martes pasado, al menos diez personas, incluido el miembro del comité de paz local Idrees Khan, murieron en la explosión de una bomba controlada a distancia contra un vehículo en el distrito de Swat, en Khyber Pakhtunkhwa.

Otro miembro del comité de paz, Sheerin Khan, fue asesinado a tiros al día siguiente en el mismo distrito. Ambos ataques fueron reivindicados por TTP.

El TTP es un paraguas de varios grupos armados tribales creado en 2007 que buscan imponer un Estado islámico en Pakistán y es aliado de los talibanes afganos, a los que guardan lealtad.

Pese a haber perdido fuerza tras la arremetida del las fuerzas paquistaníes, en los últimos meses los insurgentes han aumentado los ataques.

Por su parte en el volátil Baluchistán, varias organizaciones armadas impulsadas por sentimientos separatistas de la etnia baluchi han estado luchando contra Islamabad en un intento por obtener un estado independiente, entre acusaciones al Gobierno central de explotar injustamente los recursos de la región.