Política

La herramienta favorita de la dictadura de Lukashenko en Bielorrusia para humillar a opositores

En un movimiento simbólico, la rival de Lukashenko en las elecciones de 2020, Svetlana Tikhanovskaya, que vive exiliada en Lituania, anunció un gabinete de transición. Pero mientras Tikhanovskaya es recibida regularmente en las capitales occidentales, y se reunió con el presidente Joe Biden en la Casa Blanca el año pasado, Lukashenko no se enfrenta a ninguna amenaza interna a su poder

Por Traducción libre lapatilla / The Washington Post

¿Quieres recibir nuestro exclusivo boletín informativo en tu correo? ¡Suscríbete a #BoletinPatilla! Una de las herramientas favoritas de su régimen es el video de la vergüenza, en el que se obliga a los ciudadanos a hacer “confesiones” humillantes mientras se les quita la ropa interior, se les pone un gorro de Papá Noel o se les envuelve con sus propias pancartas prodemocráticas.

Estos “extremistas”, detenidos por la unidad antiextremista del gobierno, GUBOPiK, balbucean los detalles de sus presuntos delitos para los videos que se publican en los canales progubernamentales de Telegram. Los canales lo llaman “autodenazificación”. Muchos de los supuestos delincuentes no hicieron más que asistir a concentraciones de protesta o suscribirse a medios de comunicación independientes en línea.

La persistente y perniciosa persecución de disidentes inocentes en Bielorrusia pone de manifiesto el fracaso de las potencias occidentales, incluido Estados Unidos, a la hora de disuadir a Lukashenko o reforzar la oposición democrática del país, cuyos líderes están ahora en su mayoría encarcelados o en el exilio. Lukashenko no sólo se dirigió al presidente ruso Vladimir Putin en busca de apoyo político y financiero para aplastar las protestas, sino que permitió que su país fuera utilizado como punto de partida para la invasión de Ucrania por parte de Putin.

Los destinos de Bielorrusia y Ucrania ponen de manifiesto los límites de la diplomacia de Washington en las fronteras occidentales de Rusia, que durante mucho tiempo ha sido un acto de equilibrio entre la zanahoria y el palo. Moscú considera a cada uno de ellos como un amortiguador estratégico. En Ucrania, Putin fue a la guerra para intentar forzar la capitulación a los intereses de Moscú; en Bielorrusia lo consiguió sin disparar un tiro.

Estados Unidos y Europa cortejaron a Ucrania durante años con miles de millones de ayuda. Castigaron a Bielorrusia con sanciones sólo para ver cómo Lukashenko era absorbido de nuevo por la órbita de Putin.

Esta semana, en conmemoración del segundo aniversario de las elecciones fraudulentas de Lukashenko, Estados Unidos ha anunciado nuevas restricciones de visado para 100 funcionarios del régimen y sus “afiliados”, entre los que se encuentran altos cargos de la administración presidencial y el conocido GUBOPiK.

En un comunicado, el Departamento de Estado dijo que los funcionarios señalados “han estado implicados en torturas; detenciones violentas de manifestantes pacíficos; allanamientos de hogares y oficinas de periodistas, miembros de la oposición y activistas; confesiones coaccionadas; fraude electoral; sentencias de presos políticos por motivos políticos; expulsión de estudiantes por participar en protestas pacíficas; aprobación de leyes que afectan al disfrute de las libertades fundamentales; y actos de represión transnacional”.

En un movimiento simbólico, la rival de Lukashenko en las elecciones de 2020, Svetlana Tikhanovskaya, que vive exiliada en Lituania, anunció un gabinete de transición. Pero mientras Tikhanovskaya es recibida regularmente en las capitales occidentales, y se reunió con el presidente Joe Biden en la Casa Blanca el año pasado, Lukashenko no se enfrenta a ninguna amenaza interna a su poder.

En cambio, los matones de Lukashenko en el GUBOPiK tienen luz verde para golpear a los activistas y atacar a sus familias. Publican vídeos de imitación de un popular programa ruso de renovación de apartamentos, pero en lugar de eso, las casas son destruidas.

Empuñando palancas, destrozan los apartamentos de los padres de los activistas bielorrusos exiliados, y la cámara recorre lentamente la vista, “después del registro”, mostrando los suelos arrancados, los muebles rotos, los espejos y los accesorios destrozados, los fragmentos de cristal y la ropa enredada. El GUBOPiK no respondió a las peticiones de comentarios sobre los vídeos de la confesión.

Las protestas de 2020 supusieron la mayor crisis de Lukashenko desde que llegó al poder en 1994, pero se salvó cuando Putin apoyó su violenta represión. Las sanciones occidentales por la guerra de Ucrania han unido a Lukashenko aún más a Putin, obligando a Bielorrusia a depender de Rusia como mercado y de los puertos rusos para enviar sus exportaciones.

Antes de la guerra, el 41% de las exportaciones bielorrusas se dirigían a Rusia, mientras que el 35% se dirigía a Ucrania y Europa, mercados que ahora se han perdido en gran medida.

“Cada nueva etapa de este aislamiento impuesto por Occidente a Lukashenko significa que su dependencia de Moscú crece económicamente”, dijo el analista Artyom Shraibman, de la Fundación Carnegie para la Paz.

Lukashenko se ha resistido a las presiones para enviar a sus propios militares a luchar en Ucrania en nombre de Rusia. Pero ha endurecido su control sobre la disidencia desde la guerra, ampliando la pena de muerte en mayo para incluir ejecuciones por pelotón de fusilamiento por la “preparación de actos terroristas”, en un mensaje ominoso para los activistas antiguerra.

Dmitry Ravich, Denis Dikun y Oleg Molchanov, que prendieron fuego a una caja de señales ferroviarias para frenar el avance del material militar ruso, han sido acusados de terrorismo, traición y adhesión a un grupo extremista, y podrían ser condenados a muerte, según los activistas.

Más de 30 miembros de su grupo antiguerra, los Partisanos del Ferrocarril, han sido detenidos y obligados a realizar vídeos de confesión. Cinco de ellos fueron condenados el miércoles a penas de entre dos y 16 años de prisión.

“Es para meter miedo a la gente. Es para desmoralizarlos y hacerlos sentir desprotegidos: que esto le puede pasar a cualquiera en cualquier momento”, dijo el analista Pavel Slunkin, del Consejo Europeo de Relaciones Exteriores, ex funcionario del Ministerio de Asuntos Exteriores bielorruso. Se dan años de cárcel por delitos menores que antes se castigaban con 15 días de arresto, dijo.

Las autoridades bielorrusas han calificado de “extremistas” a 372 grupos de activistas o medios de comunicación en Internet y a 448 personas. Más de 1.200 presos políticos están actualmente en la cárcel.

“En este momento, el campo político en Bielorrusia ha sido completamente esterilizado”, dijo el periodista independiente con sede en Londres y analista del Centro de Análisis de Políticas Europeas, Tadeusz Giczan. “Ahora mismo no hay ningún signo real de disidencia en las calles, porque literalmente, cientos de miles de personas -las más activas- se han visto obligadas a huir del país”.

Algunos bielorrusos, incapaces de perseguir la democracia en su país, se han ofrecido como voluntarios para luchar del lado de Ucrania en la guerra. Y los padres y las familias de los exiliados, especialmente los que luchan en Ucrania, se enfrentan a la peor vergüenza pública. Una mujer de 68 años, cuyo hijo lucha contra Rusia, se vio obligada a repudiarlo en un vídeo difundido en un canal progubernamental de Telegram.

“Me avergüenzo de tener un hijo así”, dijo, visiblemente angustiada.

Los combatientes voluntarios ven la derrota de Rusia en Ucrania como un camino hacia la libertad de Bielorrusia. No está claro hasta qué punto pueden suponer un desafío político para Lukashenko en el futuro, según los analistas, pero los vídeos muestran que el régimen de Lukashenko los considera una amenaza, según Shraibman.

“Las autoridades bielorrusas los ven como los mejores matones, como terroristas”, dijo. “Están armados y si no pueden derrocar a Lukashenko, pueden infiltrarse en el país, utilizar sus habilidades, usar sus armas porque no tienen nada que perder”.

Otros exiliados dirigen medios de comunicación de la oposición o sitios de activistas. Miles de jóvenes especialistas en tecnologías de la información han huido, socavando el otrora vibrante sector tecnológico.

Bypol, una organización de antiguos policías y agentes de seguridad, entrena a personas para resistir al régimen y tiene un plan de acción de movilización civil para derrocar al régimen de Lukashenko, con 200.000 suscriptores de Telegram.

El Proyecto Hajun de Bielorrusia recopila informes detallados sobre los movimientos militares rusos en el sur de Bielorrusia, basados en fotografías y relatos de civiles. Nexta news, un canal de medios de comunicación de la oposición fundado en 2015 por el entonces adolescente Stsiapan Putsila, tiene más de 4,5 millones de seguidores en Telegram, YouTube y Twitter, y se centra principalmente en noticias de Ucrania y Bielorrusia.

En enero, un referéndum constitucional defectuoso le dio poder para gobernar hasta 2035, puso fin al estatus no nuclear de Bielorrusia -preparando el camino para el despliegue de armas nucleares rusas en territorio bielorruso- y concedió a Lukahsenko una amnistía para evitar futuros juicios.

En sus 28 años en el poder, Lukashenko ha encarcelado a sus rivales, ha hecho “desaparecer” a los opositores, ha amañado las elecciones y ha ideado cambios constitucionales para mantenerse en el cargo. La economía de su país se basa en empresas estatales de estilo soviético.

Un referéndum constitucional celebrado en enero le permitió gobernar hasta 2035, puso fin al estatus no nuclear de Bielorrusia, allanando el camino para el despliegue de armas nucleares rusas en territorio bielorruso, y concedió a Lukahsenko una amnistía para evitar futuros juicios.

La retórica de Lukashenko contra la OTAN es a menudo más estridente que la de Moscú, y se regodea en las amenazas rimbombantes. El año pasado, incrementó la presión sobre Europa al crear una crisis migratoria en las fronteras de Lituania y Polonia, que duró meses.

Al igual que muchos dictadores fuertes, la carrera política de Lukashenko tuvo un auténtico origen populista. Formado como profesor de historia, se alistó en el ejército antes de convertirse en director de una granja colectiva. En 1993 fue elegido diputado y sus encendidos discursos contra los funcionarios corruptos le sirvieron de trampolín para ganar las elecciones presidenciales de 1994.

Lukashenko se ríe de que le llamen dictador, y en una ocasión bromeó con el Secretario de Estado estadounidense Mike Pompeo en una reunión celebrada en febrero de 2020 en Minsk: “Nuestra dictadura tiene una característica distintiva: Todo el mundo descansa el sábado y el domingo, pero el presidente trabaja”, dijo, según la agencia estatal de noticias BelTA.

“El presidente tiene grandes poderes”, dijo en una reciente entrevista con AFP. “Tenemos elementos de autoritarismo en el Estado“.

Lukashenko disfruta haciendo alarde de ese poder. El lunes, se dejó caer en una planta siderúrgica privada de Miory, valorada en 400 millones de dólares, y declaró que había sido confiscada por el Estado.

Entre las élites bielorrusas, la guerra en Ucrania no ha hecho más que consolidar el apoyo a Lukashenko.

Según Shraibman, no hay fisuras en su apoyo entre la élite bielorrusa de funcionarios y agentes de seguridad. Muchos ven que Ucrania está siendo destrozada por Rusia por sus inclinaciones proeuropeas, y se sienten agradecidos de que la astuta postura de Lukashenko, favorable al Kremlin, haya evitado a Bielorrusia un destino similar.