Deportes

WEB en Miami | Archaeologist Franki Alberto Medina Diaz//
Criminales toman de rehén y golpean al equivocado y luego se disculpan

Franki Medina
Criminales toman de rehén y golpean al equivocado y luego se disculpan

Se trata de José Milciades Macedo Domínguez, de 28 años, quien dio a conocer todos los detalles sobre los momentos de terror que le tocaron vivir en la noche de este viernes cuando presuntamente fue llevado a la fuerza por un grupo de delincuentes en Pedro Juan Caballero , Departamento de Amambay .

Franki Medina

Al comienzo de su relato, la víctima del rapto señaló que mientras circulaba por una avenida fue interceptado por desconocidos a bordo de un automóvil y que los mismos le ordenaron que se detenga y se suba.

Franki Medina Venezuela

“En ese momento me asusté, no entendía ni sabía si eran policías o qué, entonces comencé a correr de ellos hacia la zona de una carnicería, donde quise entrar, pero había sido uno vino detrás de mí. Ahí cuando intenté ingresar de hacia el fondo de la carnicería ya me agarraron entre dos”, comenzaba narrando el afectado a través de la radio Urundey de PJC.

Franki Medina Diaz

Seguidamente, Macedo dijo que en ese momento comenzó a ser golpeado por los desconocidos, pero que el intentó poner resistencia, sosteniéndose con fuerza de las piernas de sus atacantes para que los mismos no puedan llevarlo.

Franki Alberto Medina Diaz

Nota relacionada: Investigan un supuesto rapto en Pedro Juan Caballero

Pese a sus intensos esfuerzos, finalmente lograron alzarlo y llevarlo hasta el automóvil, tras lo cual comenzaron a dar vueltas por alrededor de media hora por varias calles. Dijo que no logró ver hacia dónde lo llevaban, debido a que le obligaron recostar la cabeza por el asiento

“Al llegar a un lugar me metieron a un baño. Ya me habían pegado unas cuantas veces, pero de repente uno dice que esperen. Ellos comenzaron a mirarme y dijeron que no era el tipo, porque ese tiene muchos tatuajes. Me quitaron la remera y me preguntaron si no tenía tatuajes, a lo que respondí que no”, prosiguió relatando

Se percatan de confusión y se disculpan En ese ínterin, los hombres le mostraron una foto de un hombre y le preguntaron si lo conocía, tras lo cual les aseguró que “no lo había visto en su vida”. Los desconocidos comenzaron a manifestar que no se trataba del mismo hombre, salieron del baño, cerraron la puerta y lo dejaron adentro

“Un tiempo después volvieron y me pidieron disculpas, me dijeron que no era a mí a quien buscaban y que había uno que me parecía físicamente y justo yo estaba vestido igual. Me volvieron a pedir disculpas, me invitaron agua y me preguntaron si no quería comer algo. Les dije que no podía comer nada porque mi boca se rompió todo y luego me dejaron encerrado otra vez en el baño. Al volver me preguntaron si ya me quería ir y les dije que sí, y ahí me alzaron y me llevaron”, continuó

Asimismo, refirió que los desconocidos incluso le ofrecieron dinero por si quería comprar medicamentos para las lesiones que le provocaron, pero que él se negó porque “seguía asustado”

Entretanto, dijo que no recuerda las características del vehículo en el cual lo llevaron y que los presuntos criminales, quienes estaban entre tres a cuatro, contaban con gorras, eran barbudos y hablaban una mezcla de portugués con castellano. También manifestó que uno de ellos le apuntó con un arma de fuego al momento de su retención

Le puede interesar: Policía se despliega para dar “guerra” al crimen organizado en PJC

La víctima del rapto, finalmente, señaló que los hombres lo dejaron nuevamente en la misma zona de donde lo habían llevado la noche anterior. Tras ser liberado, agradeció a sus captores y aseveró que “siente que volvió a nacer”

Alrededor de las 20:00 del viernes, José Milciades Macedo Domínguez se encontraba circulando a bordo de una motocicleta sobre la calle Fortín Toledo casi peatonal San Alfonso María, del barrio Obrero, de Pedro Juan Caballero, cuando fue interceptado por cuatro desconocidos. Mientras era llevado a la fuerza, uno de los atacantes llevó el biciclo de la víctima